VIRGEN DE LA SIERRA YA ESTÁS CORONADA

Virgen Reina de la Sierra,
Virgen Reina Morenita,
entre tomillo y romero,
Tú tienes la ermita.

En este paraje insólito
donde tienes el altar,
en los Montes de Toledo
no hay otra belleza igual.

Patrona de Villarrubia
de los Ojos del Guadiana,
todos tus hijos te veneran
con el corazón y el alma.

Para celebrar tu fiesta,
que es el ocho de septiembre
tus hijos villarrubieros
te han traído como siempre.

Pues el año dos mil nueve
fue un año muy especial,
en la Glorieta del Pato
Te fueron a coronar.

Tu llegaste en procesión
a lo alto del pilar,
para este acontecimiento
prepararon el Altar.

Aquel día tan solemne,
y en emotiva función,
don Antonio Algora, Obispo,
Te coronó con devoción.

Fue a las ocho de la tarde,
domingo veintitrés de agosto,
teníamos los presentes
mucha alegría en el rostro.

Miles de villarrubieros
estaban emocionados,
unos estaban de pie
y otros estaban sentados.

Esta Corona Canónica,
que ya es la reafirmación,
el año cuarenta y siete
Tuviste coronación.

Estando ya coronada,
con toda solemnidad
Te llevan en procesión
a la Ermita Soledad.

De la hermandad de los “Blancos”
visitas el velatorio,
donde está el guarda pasos
y todos sus accesorios.

El veinticinco de agosto,
como ya estaba acordado,
desde el Convento Clarisas
al guarda pasos “Moraos”.

Desde allí a la Ermita
San Isidro Labrador,
allí todos te dejaron,
con muchísimo fervor.

Para que al día siguiente
visitaras a los “Verdes”,
Te llevan en procesión
al guarda pasos que tienen.

A las siete de la tarde,
y en un recorrido noble,
hasta Capilla de la Paz
y pasaste allí la noche.

Desde esta chica Capilla
a Residencia de Ancianos,
Te recitaron poemas
que a todos nos alegraron.

Y allí con toda alegría
en la puerta te pusieron,
con un acto emocionante,
contentos te recibieron.

Desde allí a la Parroquia,
Te llevan en procesión,
calle Serafín Romeu,
Gloriosa Madre de Dios.

En todos los recorridos,
llevada por costaleros,
“Blancos”, “Moraos” y “Verdes”
todos ellos compañeros.

Ibas siempre acompañada,
en todos los recorridos,
de muchedumbre ejemplar
todos iban muy unidos.

Por donde Tú pasabas,
los vecinos de las calles,
con toda solemnidad
pusieron varios Altares.

Todos los villarrubieros,
Madre Celestial Sagrada,
están ellos encantados,
porque ya Estás Coronada.

 

 

Ciudad Real, 12-octubre-2009
     Fabián Martínez Redondo