ADVOCACIÓN VIRGEN DE LA SIERRA

 

María Santísima, Virgen y Madre del Salvador, fue hija de San Joaquín y Santa Ana, nacida en Nazaret el año 19 antes de la Era Cristiana, y muerta en Jerusalén o en Éfeso veintitres años y algunos meses después del sacrificio de su Hijo. Era de la tribu de Judá y de la estirpe regia de David.

Después de su Asunción a los cielos se ha manifestado a la humanidad en infinidad de ocasiones, y esta humanidad le ha dado tantos títulos como lugares en los que se ha manifestado, donde es venerada con la advocación del nombre de cada lugar. Así en Villarrubia es venerada con el título del sitio de su aparición: De la Sierra.

A la hora de investigar el origen de su Advocación, puede haber duda si en otros tiempos se le pudo dar culto con otro nombre, concretamente con el de "Del Monte", pues hay una tradición oral, un tanto espúrea difícil de mantener (Francisco Gómez-Porro, Programa de Semana Santa 1992), de que la primitiva Imagen de la Virgen de la Sierra procede del Santuario de Nuestra Señora del Monte, ubicado en el término de Urda próximo al límite con el de Villarrubia, traída por los moros en su retirada al castillo de Villarrubia cuando fueron derrotados por los cristianos en 1136 en dicho Santuario. Cosa que analizamos seguidamente con los datos que obran en nuestro poder.

Buscando la correlación que, en los primeros tiempos, pudiera haber tenido el Santuario de la Virgen de la Sierra con la titularidad de Del Monte, y examinados cuantos documentos he podido encontrar referidos a la historia de la Virgen de la Sierra, y a la historia del Convento y Santuario de Santa María del Monte, del Gran Priorato de la Orden de San Juan en Consuegra, veo que se trata de advocaciones distintas, exclusivamente de cada una de Ellas.

La concordia del año 1245, firmada el día 7 de mayo por el Papa Inocencio IV, inserta en el Bulario de la Orden de Calatrava, detalla la avenencia sobre la demanda que el Arzobispo de Toledo hizo a la Orden sobre diezmos que debía pagar por las iglesias parroquiales del territorio de Calatrava. Establecieron cierta variedad de tributos que las localidades y aldeas debían pagar por el número de familias que la habitaban de acuerdo con su posición social y económica. Así las que tuvieren más de diez "casados" y que no fueren "quinteros" (arrendatarios) contribuirían con un maravedí y si fueren con diez "casados" o menos "no darían primicia". Entre estas localidades y aldeas figuran Villarrubia y Jétar (Xétar), pero sin mencionar titular de las ermitas. La duda que pueda existir de que en esta concordia, la ermita de la Virgen de la Sierra figura como Ntra. Sra. Del Monte, puede desaparecer al no hacer mención alguna de ellas. Lo que sí vemos es que en aquellos tiempos existía en Jétar o en su demarcación una Iglesia Parroquial que para cultos religiosos debió tener algún templo propio pero, como hemos dicho en otra ocasión, "no se han encontrado restos de iglesia de ningún tipo", por lo que tal vez fuese la Ermita de la Virgen de la Sierra el templo parroquial con una población dispersa a lo que nuestro Ilustre paisano D.Luis-Rafael Villegas Díaz denomina "población en nebulosa" al no haber aquí un hábitat concentrado.

 

ALGUNOS DOCUMENTOS SOBRE SANTA MARÍA DEL MONTE.

Fernando Jiménez de Gregorio, en el Diccionario de los pueblos de la provincia de Toledo, hasta finalizar el siglo XVIII, al hablar de la historia del convento de Santa María del Monte, dice:

"A dos leguas de Consuegra, en la falda de la Sierra de los Morrones,(...) edificio de gran antigüedad y muy reconstruido a lo largo de todos los tiempos.(...) La imagen de Santa María del Monte que se venera en la iglesia es valiosa. Según la tradición se apareció en el Valle de las Víboras,(...). Los primeros documentos aparecen en 1252. La reedición del Convento se hace por el Prior don Gonzalo Quiroga, en el año 1540.(...)"

Domingo Aguirre, en el Gran Priorato de San Juan de Jerusalén en Consuegra, en 1769, en el Capítulo VII habla del Convento de Santa María del Monte diciendo lo mismo. Y después de esta breve descripción del edificio y de alguno de los milagros atribuidos a Santa María del Monte, dice:

"También es esta Santa Imagen especialísima abogada de los quebrados en lo que obra cada día particulares beneficios y así es grandísima la veneración que tienen a esta Señora y antiguamente había ferias en su día y octava con concurso innumerable y por voto iban procesionalmente muchas Villas del Gran Priorato".

Pedro Guerrero Ventas, en "El Gran Priorato de Castilla y León de la Orden de San Juan de Jerusalén en el Campo de La Mancha", en su Capítuo IV, al referirse al Convento de Santa María del Monte, dice:

"(...) Se trata de una residencia de religiosos-clérigos, casa de retiro para los freires deseosos de soledad, centro de formación para los futuros capellanes, Hospital para el cuidado de peregrinos, pobres y enfermos y ejercicio de los religiosos en este quehacer propio de su vocación, y quizá desde fines de siglo XIII o principios del XIV, centro de explotación agro-pecuaria de la comarca consaburense. Además podemos asegurar que no se trataba sólo de un convento o casa religiosa, sino que fue también aldea, llamada Puebla de Santa María, elevada a la categoría de villa, seguramente antes de finalizar el segundo tercio del siglo XIV (...)".

 

ALGUNOS DOCUMENTOS SOBRE LA VIRGEN DE LA SIERRA.

Respecto a la advocación de De la Sierra, en cuantos papeles y documentos he investigado, no he podido encontrar relación alguna con otra titularidad. Los más antiguos en los que se hace mención a la Virgen de la Sierra son:

  • En el Diccionario de Hervás y Buendía, mencionado ya en otras ocasiones, se dice que concurrieron a su erección en esta sierra San Gregorio I, papa y los hermanos doctores de la Iglesia San Isidoro y San Fulgencio (años 590-604).

  • Religiosidad Popular y Fenómeno Repoblador de la Mancha (Villegas Díaz, L.R. Actas Simposio IX Centenario Virgen del Prado). Visitas de la Hermandad Vieja de Ciudad Real, a cuadrilla de colmeneros en 1528, a Posada Santa María de la Sierra.

  • Los del "pleito sostenido entre el señorío de Villarrubia y el comendador de Daimiel sobre su jurisdicción, en el año 1554".

  • Las escrituras de imposición y reconocimiento de censos a favor de la Cofradía de Nuestra Señora de la Sierra Alta. La primera de estas escrituras data del año 1560. Respecto a esta singular advocación De la Sierra Alta -advocación no conocida-, puede deberse a su situación geográfica, por estar en un horizonte más elevado, divisándose su localización desde puntos muy lejanos.

  • Las Relaciones Topográficas de Felipe II, del año 1575, contestadas por los vecinos de Villarrubia, observamos que la contestación nº 51, dicen: "…que en el término desta villa hay una ermita de Nuestra Señora de la Sierra que es de mucha devoción …". Y, viendo la contestación nº 22 que habla de los molinos del Guadiana, dice: "…hay otro molino de otras dos piedras que es de los freiles de San Juan que residen en Santa María del Monte, que es a tres leguas desta villa". Estas dos contestaciones, creo que nos aclaran lo suficiente para ver que el Santuario de la Virgen de la Sierra es uno y el Convento-Santuario de Santa María del Monte es otro, y no el mismo como en alguna ocasión se ha querido demostrar.

A la vista de estos documentos, y de lo que llevamos dicho, no se encuentra relación alguna entre las dos advocaciones; "De la Sierra" y "Del Monte". Por lo que creo que Nuestra Señora de la Sierra siempre se ha venerado en Villarrubia de los Ojos con la misma advocación.

En cuanto al origen del culto a la Virgen de la Sierra de las villas del Priorato de la Orden de San Juan, con lo anteriormente dicho vengo a entender que es posible naciera del tiempo que estos territorios estuvieron en poder de la Orden y que la misma Orden prolongase el culto hasta que la misma edificó su convento en la villa de Santa María del Monte, posiblemente a mediados del siglo XIV; dejando aquí profunda huella, pues desde entonces tradicionalmente estos pueblos han seguido venerando a la Virgen de la Sierra festejándola en el santuario, donde cada una tenía vivienda propia.

Bajo la advocación "DE LA SIERRA", hay otras localidades, repartidas por toda la geografía española, que tienen a la Virgen María como Patrona. He aquí algunas de ellas insertas en el Pregón de Ferias 1985 realizado por Florencio Palomino Peinado:

En la provincia de Segovia está la localidad de Sotosalbos; en la provincia de Castellón de la Plana, la localidad de Sierra-Engarcerán; en la provincia de Tarragona, la localidad de Montblanc; en la provincia de Zaragoza, la localidad de Villarroya; en la provincia de Córdoba, la localidad de Cabra; y en nuestra Provincia tenemos también la de Moral de Calatrava.

 

¡SALVE! VIRGEN DE LA SIERRA

(Patrona de Villarrubia)

¡Salve! Virgen de la Sierra bendita,

Reina de maravillas inmortales,

centro de paraísos celestiales,

luz de amparo que el pueblo necesita.

Como fuente de bondad infinita,

refugio de miserias terrenales,

a ti vamos con lagrimas mentales,

cuando tenemos el alma contrita.

Eres nuestro gozo y nuestra alegría,

nuestra estrella celestial en la tierra.

Un rayo de luz que Dios nos envía.

Tú nos das el bien que tu Ser encierra;

aunque sabes de nuestra vida impía.

¡Bendita tu eres!, Virgen de la Sierra.

 

Ciudad Real, Junio de 2000

FEBIÁN MARTÍNEZ REDONDO