Sociedad

El principal acusado de la reyerta mortal declara que actuó en defensa propia

Asegura que el muerto y otro chico con el que tenía desavenencias previas lo acorralaron en su coche y utilizó un cuchillo para defenderse. El juzgado número 2 de Daimiel ha resuelto enviarlo a prisión por homicidio y dejar en libertad a su cómplice

M.C.V., uno de los dos rumanos de 24 años detenidos el sábado en Villarrubia de los Ojos por la muerte en una riña de su compatriota I.G.R., de 25 años, ha reconocido este lunes ante el juzgado de instrucción número 2 de Daimiel que es el autor de la cuchillada mortal, pero que actuó en defensa propia.

Ha explicado que sintió miedo, se vio acorralado por otros dos jóvenes (uno de ellos el fallecido), y se defendió con lo que pudo: un cuchillo que tenía en el coche en el que se desató la bronca. “Lo único que quería era quitárselo de encima”, explica la abogada que lo asiste de oficio, Marisol Ortega.

No iba a separar a nadie

I.G.R., el muerto, no iba a separar a nadie como han dicho algunos vecinos, sino que estaba metido de lleno en el conflicto, ha aclarado la letrada, “zarandeó a mí representado que sintió mucho miedo, cerró los ojos, y lo pinchó”, afirma.

Las explicaciones del principal acusado del crimen de la rotonda del Madrugador no le han servido para eludir su responsabilidad por la muerte. El juzgado de instrucción y primera instancia número 2 de Daimiel ha resuelto enviarlo a prisión provisional, como presunto autor de un delito de homicidio. Su amigo y presunto cómplice, C.D.P., también de 24 años, está acusado de lo mismo pero el fiscal no ha pedido prisión y ha quedado en libertad con la obligación de acudir al juzgado cada quince días. Asegura que él solo acompañó a M.C.V., pero no intervino.

4 implicados en la reyerta, uno de ellos el muerto

Los cuatro implicados en la pelea que terminó en tragedia pertenecen a la comunidad rumana de Villarrubia de los Ojos, tienen la misma edad, y se conocían en su país de origen. Al parecer un amigo del fallecido, F.A.N., trabaja con el padre del detenido por el homicidio. El joven llevaba días echándole en cara que se burlaba de su padre.

Quedaron para hablar, no para pegarse

El sábado –siempre según la versión de la defensa- F.A.N. (no se ha demostrado que participara en nada) y M.C.V. se llamaron por teléfono y quedaron para verse esa misma tarde y aclarar las cosas. “No para pegarse”, insiste la letrada.

La cita era sobre las nueve de la noche en la rotonda del Madrugador de Villarrubia. A esa hora llegaron caminando F.A.N. y su amigo I.G.R. (el muerto), mientras que en el vehículo del presunto homicida lo hizo él mismo y el otro detenido, su amigo.

El cuchillo lo llevaba para manipular un espejo

Según la versión del principal acusado sin que le diera tiempo a bajarse del coche I.G.R. se abalanzó sobre él, abrió la puerta del piloto y empezó a zarandearlo, mientras que F.A.N., lo acorralaba por la ventanilla del copiloto para pasmo de su acompañante (que según él no hizo nada). Sintió tanto miedo que por casualidad, para quitarse de encima a los otros dos jóvenes, cogió un cuchillo que llevaba en el vehículo para manipular un espejo retrovisor, cerró los ojos presea del pánico y pinchó a uno de sus oponentes.

Avanzó ocho metros malherido

La puñalada, solo una, le dio de lleno a I.G.R. en el corazón que tuvo tiempo de alejarse malherido unos ocho metros hasta que se desplomó en el suelo y murió.

El acusado, que no pensó que había matado a nadie, solo herido, se puso muy nervioso, llamó a su madre, le contó lo que había hecho y ella le aconsejó que fuera a buscarla a su trabajo (en Madridejos). Volvía con su progenitora a Villarrubia cuando le informaron que el amigo de su rival había muerto, entonces fue a la Guardia Civil y se entregó.

Los presuntos homicidas han pasado el fin de semana en los calabozos de la policía de Daimiel (la Guardia Civil carece de ellos en esa localidad) hasta que este lunes sobre la una de la tarde han pasado a disposición del juzgado de guardia, que ha resuelto sobre las cinco y media de la tarde.

La Guardia Civil tiene el cuchillo

El arma  homicida, “un cuchillo, no un destornillador”, dice la letrada, está en poder de la Policía Judicial de la Guardia Civil que se ha hecho cargo de la investigación.

En el tanatorio de Ciudad Real

El cuerpo del apuñalado permanece en el tanatorio de Ciudad Real. De momento no ha llegado la autorización judicial para inhumarlo y no lo ha reclamado ningun familiar.



Fuente : www.lanzadigital.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar