El Gobierno logra los cero tendidos eléctricos en Las Tablas

El presidente del Patronato de Las Tablas de Daimiel, Esteban Esquinas, resalta que en los últimos diez años se han soterrado 14 kilómetros de líneas eléctricas tras haber realizado una importante inversión.

El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel ya no tiene ningún tendido eléctrico gracias a las diferentes actuaciones que se han llevado a cabo durante la última década a través del Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN), dependiente del Gobierno nacional. La noticia llena de satisfacción al presidente del patronato de Las Tablas, Esteban Esquinas, quien, durante una entrevista concedida a La Tribuna, insiste en que el objetivo no ha sido fácil. Los datos así lo reflejan, pues en diez años se han soterrado más de 14 kilómetros de líneas eléctricas dentro del parque nacional, lo que significa el «cien por cien de las líneas que pasaban por el parque» contribuyendo de esta manera a evitar la mortandad de aves contra este tipo de infraestructuras.
Pero a partir de ahora, y tras haber cumplido el objetivo de cero tendidos, el Organismo de Parques Nacionales no se quedará de brazos cruzados y continuará trabajando en esta misma línea. Así, tras eliminar la totalidad de los tendidos dentro el parque, la mirada se centra ahora en este tipo de sistemas que se ubican fuera de Las Tablas, por lo que en la actualidad se trabaja por soterrar una de las torretas que se ubica por el entorno del Molino de Molemocho. Todo ello, puntualiza Esquinas, sin olvidar la importante inversión que se ha llevadado a cabo durante la última década para lograr este reto.
Las aves encuentran la muerte en los tendidos eléctricos peligrosos fundamentalmente por dos causas: por electrocución en los postes o apoyos y por colisión contra los cable. Las torretas de alta tensión siguen cobrándose la vida de numerosas aves, la mayoría de especies protegidas como el águila imperial y el  milano real, entre otras.  La plataforma SOS Tendidos Eléctricos, que nació en 2017 y agrupa a nueve entidades relacionadas con la conservación de la naturaleza, entre ellas WWF y Seo Bird/Life, cifra entre 500 y 800 las aves que cada año mueren electrocutadas en la provincia ante la carencia o falta de aislamiento de los conductores eléctricos como así publicó este diario a primeros de enero. La OAPN es consciente de ello, y de momento ha puesto cartas en el asunto para que esto no sucede, al menos, en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. Y con ese reto como bandera, el último trabajo realizado en el paque nacional se centró en la línea eléctrica que se ubicaba en la Dehesa del Quinto de la Torre, un paraje incluido en la ampliación del parque en 2014, y que suponía un «grave peligro» para la avifauna. Con él, y después de tres meses de ejecución y una inversión de 135.000 euros, el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel deja de ofrecer una de las imágenes que más preocupaba a las organizaciones conservacionistas y a la propia dirección del humedal: las líneas eléctricas. 



Fuente : www.latribunadeciudadreal.es

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar